Esta fue la pregunta que hice al aire, a varias mujeres que están pasando por una  crisis en sus relaciones matrimoniales y la respuesta no se hizo esperar.

Unas me respondieron que pensaban que lo mejor era separarse o mejor dicho divorciarse, ya que según ellas, habían agotado todos los recursos y nada les había funcionado, otras  me contestaron  que querían buscar una solución a su problema pero que no sabían como hacerlo, y la  parte restante de estas esposas,  estaban indecisas de si se divorciaban o si se aguantaban porque tenían razones de peso para seguir con sus cónyuges  a pesar,  de no tener una buena relación de pareja.

El resultado fue,  que la gran mayoría de estas mujeres; realmente no querían divorciarse, pese a los problemas que se presentaban en sus matrimonios,  querían salvarlo por diferentes razones.

1 ) porque existían hijos de por medio: esta es una de las razones mas poderosas para evitar una separación, si vemos que la relación padre e hijo es buena, con mas veras hay que cultivarla puesto que sabemos que es muy importante la imagen tanto materna como paterna para los hijos ya que estos se crían en un ambiente sano, seguro y confiable.

2 ) En la parte económica,  el cónyuge era quien se encargaba de los gastos de la casa,  la esposa  aportaba en el cuidado de los hijos  y del  hogar.

3 ) Por conveniencia, porque la esposa se siente insegura de si misma ya que no esta acostumbrada a trabajar y teme no ser capaz de salir adelante sola con sus hijos.

4 ) Porque a pesar de  los problemas que existen en la relación, ellas aun aman a sus esposos; esta debe de ser la razón mas importante para  buscar la manera de salvar el matrimonio.

Entonces que es lo que se debe de hacer para que el amor en la pareja vuelva a renacer?

Primero que todo, creer que las cosas se pueden solucionar, siempre hay solución a los problemas por difíciles que estos sean, lo que pasa es que hay personas que piensan que porque las cosas no le funcionan desde el principio como ellos quieren; tiran la toalla y dejan de intentarlo. No miden consecuencias, no piensan ni en sus hijos ni en ellos mismos, se cierran a la idea de que no es posible en vez de buscar una y otra  estrategia para remediar lo que no esta funcionando en ese momento con su pareja.

En segundo lugar y no menos importante amar, si señoras amar a sus parejas tanto como quisieran que ellos se los demostraran a ustedes, acuérdense cuando estaban de novios y se juraban amor eterno, bien dice la biblia en 1 de corintios 13: 4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita,  no guarda rencor…..todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser…

En tercer lugar: paciencia, paciencia con sus esposos, deben llenarse de ella para cuando vengan los problemas, estar preparadas para enfrentarlos y combatirlos, si eres consciente de esto, cuando salgas del problema o la crisis de pareja te sentirás mas fuerte y mas segura de ti misma y podrás solucionar cualquier conflicto que se te presente  mas rápida y efectivamente, ya que aprenderás  a responder  mejor a los problemas, no a derrumbarte ni a victimizarte ni a dejarte llevar por la depresión.