Te ha pasado que por alguna razón no aparente, comienzas a discutir con tu  esposo? Te confieso que a mi si y varias veces y estoy segura que a todas las parejas, en algún momento de sus vidas, cuando algo en su matrimonio no va bien, también les pasa y es natural que esto suceda ya que es imposible pensar que un matrimonio nunca vaya a tener dificultades, de hecho, tener esos tropiezos puede ser beneficioso, si sabemos manejar la situación, pues son ellos, los que nos ayudan a crecer y desarrollarnos como pareja y esto es lo que quiero hoy enseñarte, como debes discutir con tu cónyuge sin morir en el intento.

Cuando estamos en la etapa del enamoramiento, sentimos eso que se describe como mariposas en el estomago y es que es verdad, en ese preciso momento pareciera que flotaramos en el aire, es como si todo alrededor se detuviera para centrar la atención en esa pareja de enamorados, ¿te ha pasado? puedo asegurarte que si, porque es precisamente lo que sentimos todos los seres humanos.

El inconveniente surge, cuando aparecen los primeros conflictos y no le damos la importancia que requieren y pensamos que es nuestro cónyuge quien tiene que dar el primer paso, porque según nosotras, fue el, quien inicio el problema y siempre estamos quejandonos y dandonosla de victimas y queremos que sea el, quien venga siempre a nuestro encuentro; esto al principio de la relación de pareja puede funcionar; sin embargo llega un punto en el que el hombre se cansa de esta situación y la relación toma otro rumbo, en el cual sino cambias tu actitud, tu comportamiento para evaluar la manera en que deben discutir, terminaras en una separación matrimonial o crisis de pareja y tengo fe en que  eso es lo que mas deseas evitar, no quiero que pienses que te estoy culpando, ya que esa no es mi intención; lo que pretendo decirte y enseñarte, es que nosotras por ser mujeres tenemos un sexto sentido, el cual debemos utilizar a favor nuestro y de nuestro matrimonio.

Pon en practica estos sencillos consejos:

1) si tu esposo llega malhumorado, porque le fue mal en su trabajo, no lo fastidies con quejas de los niños, con los pagos atrasados de la casa, si, yo se que todas esas cosas son importantes; pero debes esperar a que descanse, haz que el ambiente sea tranquilo, que pueda disfrutar la cena en paz, si puedes dale un masaje en la espalda, te lo agradecerá y cuando se encuentre calmado, tu serenamente comentale los pormenores, si lo haces de esa forma, la discusión se tornara en buscar soluciones a dichos inconvenientes y no en un enfrentamiento entre ustedes.

2) Practica el dominio propio: si tu esposo dice algo que no te gusta, no le contestes con dos piedras en la mano, tranquilízate, respira profundo unas 10 veces y contestale de una manera suave, nunca le des rienda suelta a la ira y a tu lengua, podrás decir cosas que mas tarde lamentaras.

3) Demuestrale que lo amas incondicionalmente sin importar las diferencias que se presenten, es importante que tu esposo vea y sienta tu amor sincero, que tu lo amas a pesar de que tengan modos de pensar diferentes.

4) Evita enfocarte en la actitud negativa de tu esposo, mas bien centrate en tu reacción; es decir, no te dejes incitar por un comportamiento ofensivo que pueda tener tu cónyuge, ya que para pelear se necesitan dos, no le des lugar pues de esta manera estaras eliminando la riña, disputa, las criticas.

Te invito a que pongas en practica estos valiosos consejos, si lo haces, mejoraras en tu relación de pareja, evitaras una separacion matrimonial y se producirá el cambio que quieres ver en la manera  de discutir con tu conyuge.