Si bien es cierto que las discusiones  son necesarias en la pareja, ya que estas   nos ayudan a crecer y desarrollarnos dentro de la relación, también es valedero saber cómo vamos a enfrentarnos a dicha discusión o confrontación, ya que si no lo hacemos de una manera positiva, tristemente veremos la destrucción de la relación y es eso lo que precisamente debemos evitar si queremos cultivar y prolongar nuestro matrimonio.

Quiero regalarte estos prácticos y sencillos pasos que debes seguir, si realmente quieres conservar y mejorar tu relación de pareja, eliminando una posible separación matrimonial:

1) Cuando estén en una discusión nunca utilicen remoquetes para referirse a su pareja: jamás lo nombre con apodos humillantes, por ejemplo, gordo panzón, estúpido (a) y palabras por el estilo, puesto que lo único que obtendrán es incrementar la ira en su cónyuge. Si vas a utilizar un apodo, que sea más bien para suavizar las cosas, por ejemplo: mi osito, mi caramelito, mi terrón de azúcar, etc. Tu más que nadie sabes las palabras mágicas que lo harán derretirse y de este modo limar  asperezas.

2) Jamás introduzcas a terceras personas en el conflicto: por ejemplo, es  usual, cuando hay una discusión en la pareja, por motivos de  murmuración decirle al otro que x ó y persona se lo contó, cuando muchas veces esto no es cierto o cuando alguno de los dos tiene un temperamento fuerte y validamos que él o ella es así, porque “fulano” y “perano” nos lo dijo; esto para lo único que sirve es para crear más rencilla no solo con el cónyuge, sino también con las demás personas.

3) Concreten el tema por el cual van a discutir: es común ver a parejas que empiezan la discusión por x razón y en vez de enfocarse en buscar la posible solución al problema, se van por las ramas y comienzan a sacarse los trapitos al sol, conclusión: no llegan a ninguna parte.

4) No se vayan a dormir enfadados: este es un gravísimo error, puesto que lo único que hacemos es postergar una probable solución que llegue a feliz término. Si  sienten malestar por el conflicto presente, lo más viable seria una tregua, de esta manera ambos cónyuges estarían en condiciones más favorables para entablar un dialogo que los lleve a buscar el remedio a sus enfrentamientos.

5) Si hay hijos de por medio: si ellos se han dado cuenta del conflicto entre los dos, lo más obvio y natural debe ser que ellos también vean la reconciliación, con ello, estarán dando un buen ejemplo, demostrándoles que cuando hay amor, cualquier problema en el matrimonio, se puede superar.

Sencillo, ¿no es así?

Ahora es tu turno, sigue estos pasos y si quieres déjame un comentario, yo personalmente te estaré contestando.